Cuando el Tajo era un río bravo.

Después de la inundación
Después de la inundación. Dibujo de Huertas en "La Ilustración Nacional". año 1892.

El río Tajo, hasta mediados del pasado siglo, era un río muy bravo como cualquier otro río de clima mediterráneo. Su caudal disminuía considerablemente en verano, pero registraba fuertes crecidas en épocas de lluvias y especialmente si estas lluvias eran precedidas por una temporada de nieve abundante. Estas fuertes crecidas tenían sin duda un componente destructivo de repercusión socioeconómica, especialmente donde no se había respetado el espacio natural del río, invadiéndolo con infraestructuras, construcciones o usos del suelo. Pero también debemos de tener en cuenta que la excelente calidad agronómica de los suelos de la huerta ribereña se debe a estas avenidas cíclicas.

La presa de Palacio durante la inundación de 1878.
Tren inundación 1910
El tren detenido por la inundación antes de Algodor. 1910.
Placas indicadoras nivel riadas
Placas indicadoras del nivel de las crecidas del Tajo en Aranjuez el 20 de diciembre de 1916 y el 27 de marzo de 1924.
Inundaciones Aranjuez 1935
Malecón de Solera. Avenida de 1935.
Inundaciones Aranjuez 1935
Ctra. de Villaconejos. Avenida de 1935.

Año 1947, la última gran crecida del Tajo.

En la actualidad no se producen estas avenidas, el 10 de Marzo de 1947 fue posiblemente una de las últimas crecidas del Tajo a su paso por la ciudad de Aranjuez. La actual ausencia de estas avenidas, se debe principalmente a la construcción de dos embalses con la misión de regularlas, disponer de reservas de agua en periodos de sequía y abastecer la demanda de electricidad de la época. Estos embalses son: el de Entrepeñas, que almacena aguas de la cabecera del Tajo y el de Buendía, que retiene las aguas del Guadiela. Otra de las principales funciones de estos embalses es la regulación de las aguas del acueducto Tajo-Segura que conecta las cuencas de ambos ríos.

Inundación 1947
Carretera de Madrid 1947
Ctra. Villaconejos 1947
Ctra. Madrid 1947
Puente Barcas 1947
Inundaciones Aranjuez 1947

Las grandes infraestructuras hidráulicas.

El trasvase Tajo-Segura es una de las obras hidráulicas de ingeniería más grandes realizadas en España. Mediante este trasvase, se deriva agua del río Tajo al río Mundo, afluente del Segura, a través del embalse de Talave. Ya se hablaba del trasvase en 1922, pero inicio del proyecto se remonta al año 1932, cuando el entonces Ministro de Obras Públicas de la Segunda República, el socialista Indalecio Prieto, encomendó al ingeniero Manuel Lorenzo Pardo la realización de un plan nacional de aprovechamiento de las aguas. El gobierno, con este plan, quería potenciar la agricultura en las provincias de Albacete, Valencia, Alicante, Murcia y Almería, mediante la puesta en funcionamiento de 338.000 nuevas hectáreas de regadío.

Construcción del pantano de Entrepeñas.
Embalse de Buendía.
Embalse de Buendía.

Paralizado el proyecto por la crisis económica y posteriormente por la Guerra Civil, tras un paréntesis de varias décadas, este fue retomado en el “Anteproyecto General del Aprovechamiento Conjunto de los recursos hidráulicos del Centro y Sureste de España. Complejo Tajo–Segura” de 1967. Se procedió a su construcción unos años después y, finalmente, comenzó su explotación en 1979. Dichas obras constaron de cuatro tramos.

Crecida del Tajo en Aranjuez, año 1975.

El volumen máximo que la Ley permite trasvasar es de 600 hm3/año, que se destinan a abastecimiento y regadíos. La Ley también autoriza trasvasar una cantidad adicional a la cuenca del Guadiana para suministrar agua al Parque Nacional de las Tablas de Daimiel y a las poblaciones de la cuenca alta.

Es cierto que estando ya los pantanos en funcionamiento se ha producido alguna inundación, como la del Barranco en octubre de 1965, o la que arrasó el polideportivo en 1987, pero estas se debieron a fuertes tormentas localizadas, la segunda sobre Fuentidueña y Villamanrique, en la que el nivel del río subió poco más de un metro.

Registro histórico de inundaciones en Aranjuez (desde 1604).

  • 18 – 24 de enero de 1604

    El río Tajo se desborda causando notables daños en los jardines de Aranjuez.

  • 8 de mayo de 1658

    Una importante crecida del Tajo se lleva parte de los jardines de Aranjuez.

  • 9 de septiembre de 1680

    Las precipitaciones en Aranjuez provocan una crecida del Tajo que inunda parte de los jardines, las huertas y las tapias. Hay daños en presas y molinos. El agua llega a sobrepasar los puentes.

  • 15 de marzo de 1703

    Una crecida del Tajo en Aranjuez produce una serie de daños: se anegan los sotos de ambas orillas y las inmediaciones de la calle Álamos, y hay daños considerables en la presa de los Molinos y aceñas (molinos) del lugar.

  • 5 – 8 de febrero de 1706

    Dos días previos de lluvia y nieve propician que durante los días posteriores el Tajo y Jarama se desborden, aislando el paso de los puentes y dejando al pueblo aislado (y sin comercio) durante tres días. En el Jardín de la Isla muchos árboles son arrancados de raíz.

  • Diciembre 1729

    Una avenida del Tajo ocasiona perjuicios en los cimientos del Palacio Real y las fábricas vecinas.

  • Finales de noviembre – 4 de diciembre de 1739.

    A causa de las precipitaciones continuas, la noche del 4 de diciembre se desbordan los ríos Tajo y Jarama a su paso por Aranjuez. Hay importantes daños: el Jarama arranca el Puente Largo, mientras que el Tajo inunda el Jardín de la Isla, calles de árboles, las huertas del Picotajo y el Jardín de los Negros, y todas las tapias a su paso.

  • Año 1740

    Las crecidas del Tajo causan daños en el Jardín de la Isla, en el Puente Verde y en la calle de la Huelga. Se calculan unos gastos de 1680 reales en reparaciones.

  • Febrero y abril de 1745

    Dos crecidas del Tajo ocasionan los siguientes daños: anegamiento de todas las huertas, desplazamiento de árboles y derribo de tapias.

  • 29 – 30 de enero y diciembre de 1747

    En enero, una crecida inunda la casa de las Aves, varias calles como la de los Fresnos o la de la Reina, el Jardín de los Negros, parte del Jardín de la Isla y numerosas huertas, con el consecuente derribo de tapias. En diciembre l as riadas del Jarama y Tajo ocasionan el arrastre de un puente de barcas en las proximidades de la población.

  • 8 de noviembre de 1750

    Crecida de considerable magnitud del Tajo teniendo en cuenta que no es época de lluvias. El río arranca el puente de prestado y derriba tapias en la Huerta de Arriva.

  • Septiembre de 1752

    Una avenida del Jarama causa grandes daños: destrozos en la presa, paso de las Barcas y Casa de oficios de Aceca, anegamiento de las huertas del Picotajo y deterioros en el Palacio y Oratorio. También son inhabilitados varios molinos.

  • 3 – 4 de diciembre de 1758

    Una crecida del Jarama provoca la rotura del Puente Viejo. El agua llega a alcanzar una altura de 4,572 metros.

  • Enero de 1778

    Las crecidas del Tajo y Jarama ocasionan daños considerables en varios sectores del pueblo: se inunda el campo Flamenco, así como cuarenta y dos tierras (unas sembradas de trigo y otras en barbecho), se derriban veintinueve tramos de enrejado en la pradera de la calle Romana, se derrumban doce tapias de tierra en la huerta de la Tejerilla y el camino a Colmenar se cubre de agua durante varios días.

  • 7 de marzo de 1783

    Una gran crecida del Jarama causa tres víctimas mortales, además de llevarse catorce mulas y siete galeras.

  • Mayo de 1789

    Una violenta avenida del Tajo produce la ruina de un puente.

  • 13 de enero y 5 de noviembre de 1806

    En enero, las aguas del río Tajo cubren con más de un metro el puente de Barcas, y cruzan por encima del Camino Real de Madrid. En noviembre el Tajo alcanza más de un metro en el puente de Barcas de Aranjuez. El Jarama llega a casi los 2,5 metros en el Puente Largo.

  • 31 de enero – 1 de febrero de 1815

    La crecida del Tajo cubre ciertos sectores del camino de Madrid.

  • 3 de febrero de 1823

    Una crecida de gran consideración del Tajo deja incomunicada la ciudad.

  • 1, 2 y 3 de septiembre de 1830

    Las continuas tempestades de los primeros días de mes causan una gran avenida del Tajo y Jarama. Las aguas llegan a la calle de la Reina y los Jardines del Príncipe y de la Isla. Algunos caminos quedan cortados. Se inunda la calle Romana y gran parte de las huertas. El Mar de Ontígola anega toda la pradera próxima llegando a invadir el camino Real y el sector de las Cabezadas.

  • 10 – 18 de febrero de 1841

    Una crecida del Tajo y del Jarama durante aproximadamente una semana causa daños importantes: los Sotos de los Reales Bosques son anegados, llevándose consigo la mayoría de la fauna del lugar.

  • 17 – 20 de marzo de 1845

    Una fuerte avenida del Tajo provoca perjuicios en: el Camino Real, desde el puente de los Suizos hasta las doce calles (daños calculados en 2.000 reales de la época), puente de la Reina y Sotos de Pontrón, de las Cabezadas, de las Cuevas, Jaramilla, el Mojal y Mata de los Palacios.

  • Primavera y diciembre de 1853

    Durante los meses de marzo, abril y mayo, los ríos Tajo y Jarama producen graves daños en las tierras arrendadas por el Real Patrimonio. En diciembre, una avenida extraordinaria del Tajo causa daños importantes, sobre todo en las tierras de labor.

  • Enero de 1856

    La coincidencia de las crecidas del Tajo y Jarama da lugar a la inundación de todos los sotos en las inmediaciones de Aranjuez. Las aguas cubren caminos y vías férreas. En la madrugada del 9 de enero, son demolidas por las aguas todas las obras de fábrica, así como gran parte del terraplén del ferrocarril.

  • 10 y 26 de diciembre de 1860

    El día 10 de diciembre vuelve a coincidir una crecida de los ríos Tajo y Jarama, por las fuertes lluvias y huracanes que estaba soportando la población de Aranjuez en los días previos. Se anegan varios sotos y tierras de labor. El día 26 una nueva inundación tiene mayores consecuencias, debido no solo al desbordamiento de ambos ríos, sino a la cantidad de galeras arrastradas por la corriente, que causan los siguientes daños: destrucción del Puente de Aceca y gran parte del Puente Verde, también el de la Reina se ve afectado (en menor medida), anegamiento del Jardín de la Isla, bancos de piedra volcados, rotura del malecón del Jardín del Infante y del malecón de la Solera, el Camino Real queda inhabilitado (así como varias calles entre las que destacan la del Rey, de la Reina y del Gobernador) y pérdida del murallón frente a la Casa del Labrador. En general, los puentes del núcleo urbano sufren mucho, sobre todo en sus cimientos, y los jardines se llenan de fango y sus setos son deteriorados. En la inundación del 26 de diciembre, el nivel del agua sube casi medio metro respecto a las marcas de avenidas anteriores

  • 20 de marzo de 1866

    Una creciente de los ríos Tajo y Jarama, a consecuencia de los temporales de agua y viento, ocasiona que se inunden varias calles, a saber: San Isidro, Embocador, Colmenar, Romana, Legamarejo, Berruga y parte de la Princesa, incluyendo tapias y la carretera de Andalucía. También son anegadas tierras y dehesas, como la de Sotomayor.

  • 10 y 11 de marzo de 1867

    La crecida del Tajo provoca el derribo del murallón de defensa del Jardín del Príncipe. También hay daños en la calle Juan Prado y del Embocador.

  • 24 de enero de 1872

    La inundación no tiene grandes consecuencias, tan solo cubre algunas fanegas y produce un hundimiento en el malecón de Solera frente a la Casa del Labrador. En la margen derecha del Tajo se anegan varios terrenos de cultivo.

  • 6 de diciembre de 1876

    El Jarama inunda la mitad del soto de Tembleque y destroza el canal de la Media Luna, mientras que el Tajo envuelve toda la parte baja de la Dehesa de Sotomayor y los Sotos de Legamarejo y Rebollo.

  • 20 – 21 de diciembre de 1878

    El Tajo se desborda e invade el sitio de las doce calles, Sotos del Rebollo, el Legamarejo y la parte baja de Sotomayor.

  • Año 1879

    Hay grandes daños en las vías públicas debido a las inundaciones provocadas por el desbordamiento de los ríos Tajo y Jarama.

  • 14 de enero – 12 de febrero de 1881

    Varias riadas en estos días causan daños en el malecón de la Solera, el caz de las Aves, la calle de las Aves y la fábrica de harina.

  • 12 – 13 y 28 y 29 de marzo de 1888

    El Tajo se desborda a consecuencia de importantes precipitaciones, ocasionando perjuicios en el Jardín del Príncipe. Apenas unos días después de la última inundación, vuelve a crecer el Tajo a su paso por Aranjuez. Esta vez hay daños en el malecón de Solera y el puente de la Reina. Además, se inundan las Islas Americanas (Jardín del Príncipe), el Soto del Rebollo y queda incomunicada la casa de Marinos.

  • 14 y 15 de marzo de 1892

    Una nueva crecida del Tajo provoca una abertura en el malecón de Solera. Las aguas llegan a alcanzar más de un metro en la calle de la Reina y contiguas.

  • 17 – 22 de enero y 6 de febrero de 1895

    El 17 de enero, el desbordamiento del Tajo produce algunos desperfectos en el Jardín del Príncipe. Cinco días después, el Tajo crece de nuevo anegando completamente los Sotos, y en Legamarejo el agua llega a romper veinticinco fanegas de tierra. No habían pasado aún 15 días cuando los ríos Tajo y Jarama suben su nivel a causa de las fuertes precipitaciones, llegando el primero a más de tres metros sobre su nivel normal en Aranjuez. No se tiene información detallada sobre los daños.

  • 7 de diciembre de 1896

    Hay una subida de las aguas del Tajo que llegan a una altura de metro y medio por encima de su nivel ordinario. No se tiene constancia de daños considerables.

  • 9 de enero de 1897

    El río Jarama inunda parte de Legamarejo. El agua alcanza más de cuatro metros sobre su nivel normal.

  • 13 de febrero de 1900

    Gran crecida de los ríos Tajo y Jarama sobre las once de la mañana. No se especifican daños.

  • 3 de marzo de 1901

    A las once de la noche el Tajo ha subido unos ocho metros por encima de su nivel ordinario. Se inundan los sotos.

  • 9 – 15 de febrero y 8 de septiembre de 1902

    El 9 de febrero, una crecida intensa del Tajo exige tomar precauciones a la población. El día 15 Se manifiesta que la crecida del Tajo es muy similar a la de la inundación de 1876. Finalmente, el 8 de septiembre, una avenida del Tajo ocasiona daños en la población, entre los que destaca el hundimiento de un muro del Jardín del Príncipe.

  • 3 de febrero de 1904

    El Tajo crece entre cuatro y cinco metros por encima del nivel ordinario, e inunda varias calles, arboledas, parte de Sotomayor y Rebollo.

  • 7 – 10 de febrero de 1912

    El Tajo provoca una inundación en la casa de máquinas de Sotomayor, así como desprendimientos en el malecón de Solera.

  • 4 de enero de 1915

    La crecida del Tajo causa los siguientes desperfectos: deterioros en la presa del Embocador, profundas grietas en el malecón de Solera, caída de varios árboles por ablandamiento del terreno, anegamiento de la finca de Sotomayor y grandes roturas en el Jardín del Príncipe, quedando la casa del Labrador rodeada de agua.

  • 29 de marzo – 1 de abril de 1924

    Se produce una riada del Tajo en Aranjuez debido a las fuertes lluvias. Como consecuencia, varias familias quedan aisladas.

  • 11 de septiembre de 1928

    Una fuerte tormenta en Aranjuez ocasiona varios daños. El desbordamiento del Tajo anega el canal de las Aves.

  • 24 de enero y 16 – 22 de febrero de 1936

    A mediados de enero, el río Tajo se desborda dejando intransitable la carretera que une Aranjuez y Villaconejos. Un mes después, los ríos Tajo y Jarama se desbordan en la población ribereña, lo que provoca que se corte el ferrocarril en las cercanías de Almorox.

  • 22 – 26 de enero de 1941

    El Tajo provoca desperfectos en los canales de Aranjuez y en las zonas de regadío. También hay desprendimientos de tierra en las márgenes del río. Se llega a rebasar el puente de la Reina.

  • 1 – 3 de abril de 1946

    Una avenida extraordinaria del Tajo rompe unos seis metros de la presa que separa el Caz y Sotomayor.

Fuente: Confederación Hidrográfica del Tajo.

SpanishEnglishFrenchGerman